2020. Recordar para avanzar

Pero queremos romper una lanza en favor de este año que se va y por eso, no vamos a decirle “hasta nunca” como oímos cada día en las calles o en los medios.

Nosotros queremos decirle un “hasta siempre”. Para lo malo y, sobre todo, para lo bueno. Porque, aunque resulte extraño decirlo, este 2020 ha provocado cosas extraordinarias, únicas, que no deben caer en saco roto.

Porque no entendemos cómo se le puede decir un “hasta nunca” al año que más aprendimos sobre nosotros mismos. 

Sobre nuestros vecinos, amigos y familiares. Sobre la fragilidad de todo aquello que dimos por supuesto.

Sobre la fuerza de aquellas personas y cosas que no nos parecían importantes y que ahora sabemos que son imprescindibles.

ASÍ QUE DECIMOS “HASTA SIEMPRE”.

Porque el que olvida no aprende, porque el que no mira atrás, volverá a equivocarse. Porque no hay mejor forma de construir un mañana, que recordando a todos aquellos que nos enseñaron cómo llegar hasta él y ya no están. Porque dentro de muchos años, contaremos que vivimos este horror con un halo de orgullo y decencia.

El orgullo de haber entendido que todos juntos siempre somos más fuertes. La decencia de haber seguido en la brecha, cuando el porvenir invitaba a rendirse.

LA HISTORIA NO SE TRANSFORMA CON UN «HASTA NUNCA»

El pasado no cambia por arte de magia, cuando estrenas un nuevo calendario. Nada va a poder borrar lo que perdimos, la fragilidad y el miedo que sentimos, los seres queridos que se fueron, los negocios que cerraron, ni ese color del porvenir que parecía clarear a principios de año y que ahora muchos adivinan oscuro.Por eso mismo, nadie puede decirle “hasta nunca” a 2020. Porque el dolor no llega para ser olvidado, sino paracambiar, para crecer, para aprender.

¿Y qué hemos aprendido? Que la vida no es un ensayo, que no hay que vivir cada día como si fuese el último, sino como un nuevo principio. Que el futuro no es de color de rosa, o de un solo color, es de muchos colores, que cambian y que, a veces, tenemos la suerte y el talento de poder pintarlo del color que queramos. Que no debemos tener miedo al fracaso, sino al miedo. Que, por separado, a veces podemos equivocarnos, pero cuando nos unimos somos invencibles. Y que, aunque no lo creamos, todos, absolutamente todos, tenemos algo bueno dentro de nosotros. Muy bueno.

HASTA SIEMPRE 2020.

FELIZ AÑO 2021.

Carta institucional